Halt and catch fire

Va a parecer que me he enganchado a las series que giran en torno a la informática, pero esto ha sido meramente casual. Llevaba un tiempo escuchando sobre esta serie, y no me había puesto a verla porque cuanto más me hablan de una serie -y sobre todo si acaba de empezar- más pereza me da ponerme a verla. Soy de los que prefieren que se pose la polvareda del hype y comprobar si efectivamente la serie tiene recorrido. Vale, en escasas ocasiones me dejo llevar, como me pasó con Mr. Robot.

Esta serie se emite en AMC (Breaking Bad, Mad Men, The Walking Dead, etc…) y tiene detrás guionistas que han trabajado en Los Soprano, Fringe, Deadwood… Uno de ellos es el hermano de Joss Whedon, por cierto.

the-opening-explains-the-origin-of-the-shows-name--halt-and-catch-fire-is-an-old-command-that-would-effectively-dismantle-a-computer

La trama gira entre cuatro personajes estrechamente relacionados con el mundo de la informática a principios de los años 80. Sé que mucha gente paró de leer en cuanto volvió a aparecer la palabra ‘informática’ en el primer párrafo, pero a diferencia de otras series, aquí la informática no es un recurso dramático mágico y omnipresente. Al estar ambientada en los inicios, simplemente se la representa tal y como era, con sus limitaciones y sus complicaciones. Pero si hay algo que engancha de esta serie son sus personajes. Porque vaya personajes, amigos.

Por un lado tenemos a Joe MacMillan, interpretado por un enorme Lee Pace. Él es un tiburón empresarial huido de la todopoderosa IBM, ambicioso y astuto pero con inquietudes para llevar a nuevos límites la tecnología y de paso llevarse un buen montón de dólares. Gordon Clark (Scoot Mcnairy) es un ingeniero de hardware frustrado que un día intentó volar demasiado cerca del Sol. Es una mente analítica y capaz de hacer maravillas con un circuito impreso. Su esposa, Donna Clark (Kerry Bishé), también es una experta en hardware y comparte su marido frustraciones y aspiraciones. Es una mujer fuerte e independiente que a veces siente el lastre que puede ser su marido. Y hablando de lastres y ataduras llegamos al último -pero no menos importante- personaje, Cameron Howe (Mackenzie Davis). Y digo lo de las ataduras porque si hay alguien que no sabe qué es eso es Cameron. Genio de la programación, pero sobre todo, alma libre. Los parámetros en los que ella se mueve no conocen límites, es un terremoto que ha venido a sacudir los cimientos de la cuadriculada informática empresarial de aquella época. Es notable el gran peso y lo bien escritos que están los personajes femeninos en esta serie, yo diría que hasta pasa el test de Bechdel y todo.

 

 

Otro aspecto fuerte de la serie es el apartado artístico. La música está elegida con muchísimo gusto, acorde a la época. Además si sois fans del synthpop como servidor vais a disfrutar mucho con las perlas que están repartidas por toda la serie, clásicos ochenteros inclusive. También la estética está muy conseguida y cuidada al detalle. Y es que nos engañemos, por molar mola hasta la intro de la serie:

Hace nada ha acabado la segunda temporada y parece inminente el anuncio de la renovación por una tercera. Cada temporada consta de 10 episodios, de unos 45 minutos cada uno. Si alguno de vosotros tiene televisión por cable, sabréis que AMC tiene canal en España, y si sois de los que tenéis la tele de adorno la podréis conseguir ya-sabéis-cómo.

Hubo un tiempo en esta página en la que había un pequeño foro en el que nos juntábamos a conversar, y una de las cosas que hacíamos era seguir series y debatir comentando cosas que de ponerlas en este artículo serían consideradas spoilers. Y no hay cosa que fastidie más que leer un spoiler inesperado, así que me gustaría sondear si merecería la pena reactivar aquella comunidad. Podéis comentárnoslo dejando un comentario aquí, escribiéndonos a nuestro Twitter y página de Facebook o si queréis desde nuestra página de contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *